Como preparar una infusión medicinal

Al margen de la medicación usual, puedes preparar una infusión medicinal que calme tus dolencias. Lee este artículo y sabrás como preparar tus propias infusiones medicinales.

Tenemos interés en seguir algún remedio casero de las abuelas y tenemos dudas de como preparar el tratamiento. Un herbolario puede dar respuestas a nuestras dudas y puede decirnos como debemos tomar las infusiones o que formas hay de preparar una planta medicinal, sea relajante, antioxidante, antibiótica, anti-inflamatoria, analgésica.

Hoy en día es muy sencillo seguir un remedio casero, basta con ir a una herboristería  y decirles que dolencia tenemos. El herbolario sabrá que planta o infusión ya preparada recetarnos.

Las más usuales también podemos encontrarlas en tiendas o supermercados, pero si tenemos un remedio casero que requiere una planta poco conocida, lo mejor y más rápido es consultarlo a un herbolario.

Una vez que tienes la parte de la planta idónea para el tratamiento, solo queda prepararla, para ello lee atentamente este artículo  y sabrás la forma en que se puede preparar una planta medicinal.

Como preparar una infusión medicinal

Antes de nada, y teniendo como referencia el asesoramiento de un experto, no está de más que por cuenta nuestra tengamos un conocimiento de la planta que vamos a tratar.

Siempre viene bien saber un poco más en la vida, ¿no?

Debe quedarnos siempre claro que partes de la planta son beneficiosas y cuales no.

En general, la preparación de cualquier planta es algo simple y todo empieza por saber de que partes se compone dicha planta y cuales de esas partes vamos a usar para nuestro remedio casero.

El herbolario nos asesorará sobre que planta nos viene bien y como prepararla
El herbolario nos asesorará sobre que planta nos viene bien y como prepararla

1.Por ejemplo tenemos que una planta se compone de flores, frutos y semillas, hojas, tallos, corteza, raíz. Todo estas partes forman la planta y todas estas partes tienen un beneficio o pueden ser usadas para cosas distintas.

2.Con las partes más blandas, hojas y flores, haremos infusiones. Con las partes más duras, corteza, raíz, fruto, haremos decocciones o cocimientos.

3.Para la infusión ponemos en un recipiente sin agua las partes blandas de la planta. Por otro lado ponemos agua en otro recipiente y calentamos hasta que llegue al punto de ebullición. Cuando hierva retiramos del fuego y vertemos el agua hirviendo en el recipiente que contiene la planta y tapamos.

4.Aguardamos como 10 o 15 minutos. En ese tiempo los principios activos de la planta se disolverán en el agua caliente.
Pasado este tiempo, colamos el contenido directamente sobre una taza y tomamos la infusión.

De esta manera tan simple hemos extraído las propiedades de una planta con tan solo un poco de agua y algunos minutos.


Si te ha gustado comparte:
Facebooktwittergoogle_plus

Deja tu opinion

comentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies