Como ayudar al bebé a dormir facilmente

El bebé llora y parece que será otra noche igual sin conseguir descansar bien. Si quieres saber como evitar esta situación sigue estos consejos para ayudar a tu bebé a dormir.

Todas conocemos ese momento del día en que agotadas queremos caer en la cama y descansar o al menos estar relajadas y nuestro bebé no consigue dormir y comienza a llorar.

Nos preocupamos por la infinidad de cosas por las que puede ser. ¿Se habrá quedado con hambre?, ¿le duele algo?, tan solo es que no consigue conciliar el sueño, pero no deja de llorar y comienza la discrepancia con nuestra pareja.

Para solucionar esta coyuntura nada mejor que este remedio casero y estos consejos prácticos.

Como ayudar a tu bebé a conciliar el sueño

El bebé no debe dormir en una burbuja, aislado del ruido usual del entorno familiar pero tampoco hay que molestarlo excesivamente y si respetar su descanso.

Una de las formas de que el bebé se adapte al ruido del entorno familiar, es conociendo en primer lugar la voz de sus padres y del resto de familiares.

El bebé capta con atención todo y ya a esa temprana edad va memorizando todo cuando sucede a su alrededor, por lo que es bueno hablar en casa mientras él duerme, pero eso si, hablar sin llegar a molestar.

1.El silencio por tanto no es bueno. Quien duerma al bebé debe hacerlo hablándole o cantándole. Debe haber una comunicación no solo visual, gestos o muecas, sino oral ya que estimula la percepción que el bebé tiene de lo que ve y le ayuda a relajarse, a sentirse protegido, cuidado, etc.

2.Este periodo es esencial para que el bebé desarrolle sus sentidos y aprenda a reconocer a los familiares. Cualquier otro ruido ajeno o voz, obviamente perturbará el descanso del niño mientras trata de conciliar el sueño, por eso es importante acelerar que quede dormidito del todo, ya que no solo será bueno para él, también para el descanso de sus padres.

3.Los primeros ruidos con los que el bebé se familiariza es el de la voz, la respiración (movimiento también del pecho al respirar) y el latido del corazón de la mamá o el papá, por eso es importante tratar de dormirlo en brazos.

Importante fuera estrés 

4.De nuestra tranquilidad y aptitud dependerá mucho el que el bebé no acabe llorando aun más porque no consiga dormir, ya que con nuestro nerviosismo lo asustaremos aun más.

Calma ante todo.

Debemos pensar que si hacemos bien las cosas siguiendo este remedio casero será cuestión de días que nuestro bebé duerma plácidamente y nosotras y nuestra pareja también.

5.No hay que obsesionarse por tratar de dormir al bebé a la primera de cambio. Hay que tener paciencia. Al primer lloro del bebé actuar rápido para calmarlo moviendo suavemente la cuna.

6.Los masajes son ideales para ayudar a nuestro bebé a conciliar el sueño después del baño, ya que lo relajan. Si estos masajes lo hacemos con esencias aromáticas mejor.

Por ejemplo, con aceite de almendras diluido en agua de rosas.

La forma de dar los masajes será siempre con suavidad, empezando por los pies, las piernas, brazos, pecho, espalda, hombros, culete…

Estos masajes se podrán dar antes de llevarlo a la cuna o cuando el bebé se desvela y llora. Acabaremos los masajes en el cuello, nuca, sienes, donde el bebé sentirá una relajación total y quedará dormidito del todo.

El lenguaje corporal madre y bebé ayuda a dormirlo
El lenguaje corporal madre y bebé ayuda a dormirlo

7.Otra de las formas en que el bebé comienza a dar síntomas de querer dormir, es precisamente cuando nos encontramos haciendo algo en la habitación donde se encuentra. El bebé se fija en nuestros movimientos y se distrae, le parece divertido lo que ve y lo celebra. Poco a poco, cuando menos miremos estará cerrando los ojitos, ese es el momento de llevarlo a la cuna o bien de dormirlo del todo si ya se encuentra en ella.

8.Dormir con nuestro bebé en nuestra cama antes de llevarlo a la cuna (o bien no) es una forma muy efectiva ya que de esta manera se concentran todos los lazos de unión madre y bebé.

Primero, siente nuestro lenguaje corporal, respiración y movimiento al respirar, latidos del corazón, calor y olor.

Segundo, mientras está despierto y tratamos de dormirlo, nos comunicamos con él con gestos, palabras y jugamos.

Tercero, lo relajamos con masajes.

Cuarto, le damos seguridad, protección y tranquilidad.

Quinto, al mismo tiempo nosotras descansamos, aunque al principio esto cuesta, ya que tememos quedarnos dormidas del todo y que hagamos daño al bebé al aplastarlo con nuestro cuerpo o se caiga de la cama. Esto es evitable poniendo barras de protección y en cuanto a aplastarlo con nuestro cuerpo, podemos poner una almohada entre el bebé y nosotras hasta que nos adaptemos.

Si te ha gustado comparte:
Facebooktwittergoogle_plus


Deja tu opinion

comentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies